Banner LEF

La lingüística (como la medicina, la psicología o la arquitectura) se encuentra a caballo entre las ciencias y las humanidades. Este carácter fronterizo hace de ella un buen testigo en el juicio epistemológico que separa el Escila interpretativo del Caribdis objetivo, aún moviéndose en aguas no siempre fáciles de navegar.

[...]

Para explicar para qué sirve la lingüística lo primero que hay que hacer es definir qué es, pues puede entenderse como el estudio de las lenguas, como el estudio del lenguaje o como el estudio de los hablantes, tres perspectivas no exactamente iguales.

[...]

Si hablamos de las lenguas, la lingüística estudia la forma en que se estructura todo lo dicho y lo escrito por millones de personas desde hace miles de años, desde la Tierra del Fuego a Filipinas y vuelta a empezar. Es más, como las lenguas cambian lentamente sin dejar de ser casi lo mismo, si tomamos como punto de referencia el español, tendríamos que anotar todo lo hablado y escrito también en latín, y reconstruir lo que hablaron y cantaron los indoeuropeos (Rodríguez Adrados). Puestos en esos caminos, habría que irse bastante atrás, hasta las raíces mismas del Homo sapiens y la génesis africana (Cavalli-Sforza), lo que ya es andar un buen rato. O podemos mirar hacia los lados, hacia la linguodiversidad de México (Valiñas), que tiene sesenta y tantas lenguas indígenas (a las que habría que sumar la lengua de señas mexicana y varias lenguas inmigrantes minoritarias), pero que pueden ser muchas más si se considera que las trescientas y muchas variedades en que se dividen son en realidad lenguas diferentes, por no hablar de la diversidad tipológica de esas lenguas (véanse los datos del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas).

Ver completo en:

http://cuadrivio.net/ciencias/para-que-sirve-la-linguistica/